Working...
This site is intended for US Consumers

Health Journey Support | Cuidado del cuidador

Cuando a alguien que amas se le diagnostica diabetes por primera vez, tu nivel de estrés puede ser alto como resultado de los cambios en el estilo de vida que puedas necesitar para ayudar a tu ser querido. No puedes cuidar a nadie más si no te cuidas a ti mismo primero. Este folleto enumera algunas sugerencias sobre cómo cuidarse mientras cuida a alguien con diabetes.

Keyword must be at least 2 characters long You must enter a keyword(s) to search

If you are a health care professional affiliated with an employer, institution, or committee, or practicing in a state that restricts what items you may receive from manufacturers, we ask that you not accept or download any restricted items from this site. If you are a health care provider practicing in Vermont, we are required by state law to deny you permission to download any items or review any journal articles made available on this site.

Select language for viewing, sharing, and downloading

PARA CUIDADORES

Care For The Caregiver Diab Br Es

Cuidado del cuidador

Cuando un ser querido recibe el diagn|óstico de diabetes por primera vez, el nivel de estrés puede ser alto como resultado de los cambios en el estilo de vida que probablemente deba ayudar a su ser querido a incorporar. Por ejemplo, usted podrí­a acompañarlo con la alimentaci|ón saludable y los ejercicios. También debe asegurarse de que su ser querido esté tomando los medicamentos según lo recetado por el médico, de modo que sus niveles sanguí­neos permanezcan estables.

Pero a medida que pasa el tiempo, esta "nueva normalidad" puede volverse más estresante. Su ser querido puede tener complicaciones relacionadas con la diabetes que requieren más citas con el médico o visitas al hospital. Puede encontrarse tomándose dí­as libres en el trabajo o cambiando su rutina de todos los dí­as. Puede notar que se siente irritable y cansado. En poco tiempo, podrí­a sentirse agotado.

Recuerde: No podrá cuidar a otra persona si no cuida de usted mismo primero. Consulte esta lista de sugerencias*. Estas no solo le proporcionarán una sensaci|ón de bienestar sino que además lo ayudarán a ser un mejor cuidador.

  • No descuide su propia salud. Es muy fácil olvidar una cita con el médico o el dentista cuando está ocupado cuidando a otra persona. Asegúrese de tomar sus medicamentos y de acudir a las citas que ha programado
  • Duerma lo suficiente. Nadie puede funcionar correctamente cuando no ha dormido bien a la noche
  • Reduzca el estrés con yoga, meditaci|ón o un masaje. Algunos planes de salud ofrecen descuentos para estos servicios. ¿Y quién sabe? Tal vez encuentre una actividad relajante que puede hacer con su ser querido
  • ¡Pida ayuda! Sus amigos y su familia estarán dispuestos a hacer algo por usted si lo hace sentir mejor. Comprar alimentos. Sacar a pasear al perro. Ir a la tintorerí­a. Estas pequeñas cosas podrán no parecerles mucho a ellos, pero que otra persona las haga puede significar un descanso necesario para usted
  • T|ómese un momento para usted. No tiene que ser una gran salida de noche. Puede mirar un programa en la televisi|ón o ir al cine. Duerma una siesta. Lea algunas páginas de un libro. Algo que sea solo para usted
  • Esté atento a la aparici|ón de cualquier signo de estrés fí­sico y emocional. ¿Está cansado? ¿Siente dolor en el cuello o en la parte inferior de la espalda? ¿Está ganando o perdiendo demasiado peso? ¿Se preocupa mucho o se siente abrumado y solo? Si alguno de estos sí­ntomas le resulta familiar, hable con su profesional de atenci|ón médica

*Esta informaci|ón se proporciona como conocimiento general solamente y no constituye asesoramiento médico. Si tiene preguntas o inquietudes, debe hablar con su proveedor de atenci|ón médica.

Para conocer recursos adicionales, consulte con su administrador de atenci|ón.