Working...
This site is intended for US Consumers

Health Journey Support | Comorbilidades de la diabetes: obesidad, presión arterial alta y colesterol LDL (malo) alto

Las comorbilidades se refieren a la presencia de otra afección médica además de la enfermedad primaria (diabetes). Este folleto explica algunas de las comorbilidades más comunes con diabetes.

Keyword must be at least 2 characters long You must enter a keyword(s) to search

If you are a health care professional affiliated with an employer, institution, or committee, or practicing in a state that restricts what items you may receive from manufacturers, we ask that you not accept or download any restricted items from this site. If you are a health care provider practicing in Vermont, we are required by state law to deny you permission to download any items or review any journal articles made available on this site.

Select language for viewing, sharing, and downloading

PARA PACIENTES

Diabetes Comorbidities Obesity Hbp High Ldl Cholesterol Br Es

Comobilidades de la diabetes: obesidad, presion arterial alta y colesterol LDL (malo) alto

El término comorbilidades se refiere a la presencia de otra afección médica además de la enfermedad principal (diabetes). Si tiene diabetes, es muy probable que tenga una comorbilidad: otra afección que podría afectar su nivel de azúcar en sangre y viceversa. Estas comorbilidades incluyen obesidad, presión arterial alta y colesterol LDL (malo) alto.

Revisemos las comorbilidades más frecuentes de la diabetes:

Obesidad

¿Sabía que existe una fuerte asociación entre la obesidad y la diabetes a la que se hace referencia en ocasiones con el término unificado "diabesidad"? Tiene sentido: más del 85 % de las personas con diabetes tipo 2 (DT2) tienen sobrepeso u obesidad.

La obesidad puede aumentar sus niveles de azúcar en sangre y hacer que sea más difícil controlar su diabetes.

Si usted padece sobrepeso u obesidad, su administrador de atención puede ayudarlo a perder peso al ofrecer asesoramiento, apoyo e información sobre nutrición, actividad física y cómo cambiar sus sentimientos acerca de los alimentos. Hable con su médico si es obeso.

Presión arterial alta o hipertensión

Si tiene presión arterial alta, junto con la diabetes, no está solo. El setenta y uno por ciento de los adultos de 18 años de edad y mayores con diabetes tiene presión arterial alta, y muchos de ellos necesitan medicamentos para mantener la presión arterial bajo control.

¿Cuál es la diferencia entre el sobrepeso y la obesidad?

Los profesionales de atención médica usan el índice de masa corporal (IMC) para saber si un paciente tiene un peso normal, sobrepeso u obesidad. El IMC mide la grasa corporal. Las personas con peso normal tienen un IMC de entre 18.5 y 24.9. Si su IMC es de 25 a 29.9, se considera que tiene sobrepeso; mientras que un IMC de 30 o más indica obesidad.

Para determinar su IMC, ingrese en https://www.cdc.gov/healthyweight/assessing/bmi/adult_bmi/ english_bmi_calculator/bmi_calculator.html y siga las instrucciones.

¿Qué significan los números de su presión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias mientras el corazón bombea sangre. Mientras más fuerza se necesite para hacer el trabajo, su corazón deberá bombear con más potencia y más alta será su presión arterial.

El número superior en su lectura de la presión arterial se denomina presión arterial sistólica y se refiere a la presión arterial mientras el corazón bombea sangre. El número inferior se denomina presión arterial diastólica y se refiere a la presión arterial cuando el corazón está en reposo entre latidos. (La medida mm Hg en su lectura son los milímetros de mercurio que se usan para medir la presión arterial).

Si tiene diabetes, la Asociación Americana de Diabetes recomienda que su presión arterial objetivo sea de 140/90 mm Hg o menos. Un objetivo más bajo de 130/80 podría ser adecuado para algunos pacientes.

Colesterol LDL (o malo)

Usted sabe que sus números de colesterol LDL deben ser bajos, pero ¿sabe por qué?

Su cuerpo necesita un poco de colesterol (una sustancia parecida a una grasa cerosa) para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan a digerir los alimentos. El colesterol viaja por su torrente sanguíneo en pequeños envases llamados lipoproteínas, porque están hechas de grasa (lípidos) en el interior y proteínas en la parte externa.

Hay 2 tipos de colesterol: lipoproteínas de alta densidad (High-Density Lipoprotein, HDL), también denominadas colesterol bueno, que ayudan a eliminar el colesterol LDL de las arterias. El otro tipo de colesterol, lipoproteínas de baja densidad (Low-Density Lipoprotein, LDL), se denomina colesterol malo, porque puede ayudar a bloquear el flujo de sangre en las arterias. Cuanto más alto sea el nivel de colesterol LDL en su torrente sanguíneo, mayor será su probabilidad de padecer una cardiopatía.

La Asociación Americana de Diabetes recomienda que los pacientes con diabetes tengan un nivel de colesterol LDL menor a 100 mg/dl. Si tiene un número más alto, hable con su médico y su administrador de atención.