Working...
Este sitio está destinado para consumidores de los EE.UU.

Health Journey Support | Fumar y la EPOC

Fumar provoca daños a los conductos de ventilación de los pulmones. Este video brinda una visión general de cómo funcionan los pulmones y los efectos que puede tener el fumar en los bronquiolos y alveolos, lo cual provoca con el tiempo bronquitis crónica y enfisema, conocida colectivamente como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Keyword must be at least 2 characters long Debe introducir una palabra clave para buscar

If you are a health care professional affiliated with an employer, institution, or committee, or practicing in a state that restricts what items you may receive from manufacturers, we ask that you not accept or download any restricted items from this site. If you are a health care provider practicing in Vermont, we are required by state law to deny you permission to download any items or review any journal articles made available on this site.

Please enable Javascript
Seleccione el idioma en el que desea ver, compartir y descargar

Fumar provoca daños a los conductos de ventilación de los pulmones. Este video brinda una visión general de cómo funcionan los pulmones y los efectos que puede tener el fumar en los bronquiolos y alveolos, lo cual provoca con el tiempo bronquitis crónica y enfisema, conocida colectivamente como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Transcripción: Fumar daña dos de las partes principales de los pulmones: las vías respiratorias, también llamadas tubos bronquiales y los pequeños sacos de aire llamados alvéolos. Con cada respiración, el aire viaja por el conducto respiratorio llamado tráquea y entra en los pulmones a través de los tubos bronquiales. Entonces el aire se dirige a miles de pequeños alvéolos, donde el oxígeno del aire se mueve hacia el torrente sanguíneo el dióxido de carbono de desecho sale del torrente sanguíneo. Minúsculas proyecciones similares al cabello, llamadas cilios, revisten los tubos bronquiales y barren las sustancias nocivas fuera de los pulmones. El humo del cigarrillo irrita el revestimiento de los tubos bronquiales, haciendo que se hinchen y produzcan mucosidad. El humo del cigarrillo también hace más lento el movimiento de su cilios, provocando que un poco de humo y la mucosidad permanezcan en los pulmones. Mientras usted duerme, algunos de los cilios se logran recuperar y empiezan a empujar a los contaminantes y el moco fuera de los pulmones. Cuando usted se despierta, su cuerpo trata de expulsar este material tosiendo repetidamente, una condición conocida como tos de fumador. Con el tiempo, se desarrolla la bronquitis crónica debido a que sus cilios dejan de trabajar, sus vías respiratorias se obstruyen con cicatrices y moco, y la respiración se vuelve difícil. Sus pulmones son ahora más vulnerables a otras enfermedades. El humo del cigarrillo también daña los alvéolos, haciendo más difícil el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono hacia y desde la sangre. Con el tiempo, muy poco oxígeno puede llegar a la sangre, por lo que usted puede desarrollar enfisema, afección en la que se respira con dificultad y se debe usar un tubo de oxígeno en la nariz para poder respirar. La bronquitis crónica y el enfisema son conocidos de manera colectiva como enfermedades pulmonares obstructivas crónicas o EPOC. La EPOC es una pérdida gradual de la capacidad respiratoria que no tiene cura. more...